Arte religioso _______________________________________________________

SAN JOSÉ, PADRE MODERNO.

museo valladolid

1.- LAS NUEVAS FAMILIAS.- Cuando se habla de “nuevas familias” algunos entienden las de homosexuales y lesbianas, con niños adoptados, dos padres y dos madres, vientres de alquiler, bancos de esperma, etc. Tal es la propaganda que pretende destruir la familia de siempre, un hombre y una mujer. Debemos tener claro lo que queremos y debemos defender. Para ello es necesario analizar el tejido de circunstancias que nos ha llevado hasta el momento actual en España. Yo tengo claro que quiero y debo defender que la familia la forman un hombre y una mujer. Lo demás que se llame como quiera y tenga todos los derechos que le den las leyes civiles.

 

2.- LA SAGRADA FAMILIA. SAN JOSÉ, PADRE MODERNO.- Desde finales de la Edad Media y con el avance de la burguesía, nace dentro de la religión católica un deseo de investigar la vida de las personas que estuvieron junto a Jesús de Nazaret. En los siglos XVI a XVIII hay numerosas obras de arte acerca de la Sagrada Familia, entre los pintores y escultores de estas épocas. El San José del Renacimiento italiano es un mozo joven y apuesto. (Ver “Los desposorios de la Virgen”, de Perugino y de Rafael. Sin embargo, los Desposorios de Pedro Berruguete en el museo de Becerril de Campos, nos presenta un San José anciano, como es costumbre en los cuadros del siglo XV y XVI que vienen de los Países Bajos, de fe más tradicional. Pero en el cuadro que conserva la iglesia de San Pablo de Palencia, Pedro Berruguete pintó a la Virgen con sus amigas y pretendientes. Uno de ellos lleva una vara, y ninguno de ellos es anciano). El San José barroco está lleno de misticismo. Su culto e imágenes provienen de la devoción que difundió Santa Teresa.

dic

El San José del siglo XVIII viste de manera elegante, juega con el niño, que a veces le tira de la barba y le hace carantoñas. Es un padre moderno. Igual que el San Joaquín, que pasea con Santa Ana y la Virgen Niña. El escultor asturiano Juan Alonso Villabrille y Ron, gran crenovador de imágenes a principios del siglo XVIII, tiene un magnífico San José en la colegiata de Pravia (Asturias). Y varias de San Joaquín y Santa Ana en el Museo de Escultura de Valladolid, en Villacarriedo, Pravia y Madrid. (Por ejemplo, en el altar de Nuestra Señora de la Almudena). La nueva familia es esa en que los dos trabajan y se ayudan. Y el hombre participa con la mujer de las tareas de la casa y el cuidado de los niños. Toman decisiones en común. Se ayudan y procuran cuidar su relación, dedicando algunos días de vacaciones o fines de semana a ellos mismos.

pravia jose
pravia jose

3.- IDEOLOGÍAS CONTRARIAS A LA FAMILIA.- Breves y meros apuntes para señalar caminos que nos conducen a la situación actual.

3.1.- El feminismo, cuanto más radical, más se aleja de la idea de familia. El nuevo papel de la mujer en la sociedad de consumo hace muy difícil establecer una familia y tener hijos. En la sociedad de consumo todo es dinámico y pasajero, de usar y tirar. Se cambia de piso, de traje, de coche y de pareja. Las relaciones de pareja se conciben como inestables y poco duraderas. El divorcio rápido, la pelea por la custodia de los hijos y la ley de violencia de género, favorecen objetivamente los hogares sin padre.

3.2- Las teorías de Lenin sobre el Estado y la Revolución, van igualmente contra la idea de familia, que los revolucionarios consideran esencialmente burguesa. Se persigue como ideal el amor libre, dejando los hijos al cuidado del Estado. (Stalin acabó con estas veleidades). Había que acabar con la familia tradicional. La Asamblea Plenaria del Kominterm en 10 de junio de 1924 proclamaba: “La revolución es impotente mientras existan las nociones de familia y de vínculos familiares”. El comunista Smidovich escribió un código de moral sexual que se resume así: “1) Cada estudiante de la facultad obrera, aunque sea menor de edad, tiene el derecho y el deber de satisfacer sus necesidades sexuales. 2) Si un hombre desea a una joven, ya sea estudiante, obrera o escolar, está obligada a plegarse a su deseo, so pena de ser considerada como una joven burguesa y no como una comunista auténtica” (W.Reich, “La psicología de masas del fascismo”, 1933, página 61).

3.3.- El freudo-marxismo: teoría que intenta explicar ciertos hechos, uniendo las ideas de Marx y Freud. Marx no lo explica todo. Es necesario recurrir a Freud. Se une psicología y economía, psicología y política. El partido nazi en 1928 obtuvo 800.000 votos, 6,4 millones de votos en otoño de 1930, 13 millones en verano de 1932 y 17 millones en enero de 1933, provocando la subida al poder de Adolf Hitler. Según la teoría marxista, la depresión económica debía haber llevado el voto de la clase obrera alemana al partido comunista, fuerte y bien organizado entonces en Alemania. Para explicar cómo fue posible que las masas obreras alemanas se adhirieran al partido nazi no bastaba Marx, había que recurrir a Freud. Y esto hará Wilhelm Reich en su libro “La Psicología de masas del fascismo” (1933). Los obreros alemanes votaron a Hitler porque habían sido educados en familias patriarcales y autoritarias, muy cercanas en su ideología al estado fascista. La familia se convierte en uno de los aparatos ideológicos del Estado Fascista. Esto es el freudo-marxismo. Dice Wilhelm Reich: “La familia es un Estado autoritario en miniatura…El padre autoritario es símbolo de la idea de Dios…El padre representa en la familia al Estado autoritario, el padre se convierte en el más preciso instrumento del poder estatal…La madre representa la patria del niño y la familia su nación en miniatura”…

3.4.- La anti-psiquiatría. La supresión de los “manicomios”, forma parte también del pensamiento freudo-marxista. Los traumas se producen en la familia, provienen del padre autoritario o sea, del régimen familiar de patriarcado. Luego que la familia aguante a los desequilibrados mentales. (En pocos años han desaparecido los llamados manicomios, han cambiado las familias y no hay un modelo claro de atención a estos enfermos. Hoy en día casi el 60% de los presos en España son tóxico dependientes y el 6% sufren trastornos psiquiátricos. Hay sólo dos cárceles donde funcionan Hospitales Psiquiátricos Penitenciarios (Foncalent y Sevilla. En otras se van instalado módulos segregados. Pero el problema está en el aire).

3.5.- La revolución sexual, la contra-cultura americana y el mayo francés del 68. Estos son movimientos juveniles que han terminado cuajando en la sociedad de consumo, cuyos máximos valores son los económicos y biopsiquicos (el sentirse bien y los placeres de la vida). La revolución juvenil del mayo francés y de los campus americanos (por entonces y a mediados del años 50- el 51% de los jóvenes americanos entre 18 y 24 años eran estudiantes universitarios) traslada la confrontación revolucionaria a terrenos muy alejados de las relaciones económicas: la estética, la música, la moda, las relaciones interpersonales. Varias películas reflejaron el precedente de la llamada Generación Beat de la época de Eisenhower: el motero Marlon Brando (“El Salvaje”) y las de James Dean, en especial “Al Este del Edén”. Tres ingredientes “beat”: jazz (nuevo ritmo vital, creatividad improvisada y profética), drogas (mística) y el vagabundeo de los “golpeados” por la vida. Los placeres de la vida ya no pertenecen como antaño a los adultos y para disfrutarlos no hace falta formar parte de la clase productora. Es el sentir de los hippies. También el mayo francés del 68 tuvo su precedente en la posguerra, con el existencialismo de Sartre, la Simone de Beauvoir y Albert Camus. Había que vestir de negro y cuello alto, aparecer elegantes y desesperados. Ahora vemos que el objetivo de toda la movida cultural del 68 era la sociedad de consumo en su grado más alto de desarrollo. Objetivo no formulado con claridad. Ahí encajan el protagonismo de la juventud, la emancipación de la mujer, el divorcio, el aborto, el culto a la homosexualidad, la entrega a caprichosas creencias ancestrales –desde el horóscopo a los adivinos- etc. El dominio de los valores biopsíquicos y económicos, que impregnan y modalizan a todos los demás. ¿Quién mejor que los jóvenes pueden ser protagonistas del sexo, la droga, el amor, el deporte, la buena vida, la comida, la moda, el viaje, etc.? ¿Cómo podía ser posible esto sin las mujeres jóvenes a bordo del mismo barco?

JOSÉ A. SAMANIEGO