A propósito de la "voladura" del Diario Madrid y Teleasturias.

 

Se está comparando al Areces antenicida de TELEASTURIAS con el Franco que «voló» el diario MADRID, comparación bien ajustada por cierto, pero donde conviene hacer una matización, sobre la «voladura» del edificio del diario MADRID.

 

El diario MADRID, tras varias sanciones administrativas y suspensiones, fue cerrado definitivamente en octubre de 1971. Muchos, en su maniqueismo, tomarán partido por el diario Madrid, por el mero hecho de haber sido cerrado por aquel régimen, incluso no dudarán en ponerlo del lado de "la Izquierda". Pero las cosas no son tan simples, aunque sí más divertidas de lo que pudieran parecer a primera vista.

 

En aquel momento el diario MADRID era controlado por Rafael Calvo Serer como presidente del Consejo de Administración (Calvo Serer era numerario del Opus Dei, y director de la "Biblioteca de Pensamiento Actual" de la opusita editorial Rialp), por el abogado Antonio García-Trevijano Forte (notario monárquico cercano al conde de Barcelona --el bisabuelo de Leonorcita--, dedicado a sus negocios, entre ellos asesorar al presidente dictador Francisco Macías, cacique de Guinea Ecuatorial tras la independencia de la antigua provincia española en 1968) y, como coordinador del periódico, Antonio Fontán Pérez (numerario del Opus Dei y entonces catedrático de Filología Latina en la Universidad Autónoma de Madrid).

 

Dos años antes del cierre del diario MADRID, ese grupo de personajes ya había tomado posiciones estratégicas en la editorial RUEDO IBERICO de París, capitaneada por el anarquista valenciano José Martínez Guerricabeitia, y uno de los principales buques ideológicos antifranquistas, socialdemócratas y anticomunistas del momento (los revisionistas Fernando Claudín y Jorge Semprún Maura habían puesto en marcha en 1965 los famosos CUADERNOS que llevaban el nombre de la editorial).

 

En efecto, el 18 de diciembre de 1969 el notario monárquico juanista Antonio García Trevijano entregó un fajo de billetes al anarquista Guerricabeitia para hacerse un hueco en RUEDO IBERICO... editorial en la que, a partir de 1971, comenzó a publicar sus libros antifranquistas y preparatorios de uno de los modelos de transición que se barajaban el beato Rafael Calvo Serer, sin duda el numerario del Opus Dei más pintoresco del momento.

 

La transición tuvo momentos tan sorprendentes como los que sucedieron en París el 30 de julio de 1974 (recuérdese que faltaba más de un año para que falleciera el Caudillo): ese día se presentó en París la famosa JUNTA DEMOCRATICA, coalición antifranquista promovida por el Partido Comunista de España, en la que no intervenía el PSOE, pero sí los "monárquicos liberales" (juanistas pero no juancarlistas). La Junta Democrática fue presentada ese día ante veinte equipos de la televisión mundial por dos de los tres cerebros de la operación: Santiago Carrillo y Rafael Calvo Serer. El tercero, Antonio García Trevijano, no podía dar la cara pues no estaba exiliado y mantenía bufete y negocios en España...

 

Pocos días después Trevijano presentaba la Junta Democrática en Oviedo, durante una "espicha" organizada en el Llagar de Herminio, en Colloto. Trevijano venía representando el "capitalismo dinámico" que colaboraría en la transición a la democracia... Aquella tenida organizada por los compañeros de viaje del PCE le costó al amigo Nebot responder de una multa de 100.000 pesetas impuesta por el Trevín de turno (al Delegado del Gobierno se le llamaba entonces Gobernador). Aún recuerdo que el pedante, vidrioso y suficiente Trevijano, en aquella espicha, dijo en público que quienes no pudiesen pagar el escote estipuado que no se preocupasen, que él pondría lo que faltara, que al fin y al cabo "él ganaba en un día más de lo que un minero en un año". ¡Qué bonita era la transición!

 

Pero a lo que íbamos: el cierre del diario Madrid, por desavenencias internas entre las diferentes bandas franquistas, se produjo en octubre de 1971. Pero la voladura del edificio del diario Madrid no tuvo lugar hasta el 24 de abril de 1973.

Y la voladura del edificio del Diario Madrid no fue decidida por el gobierno franquista, sino por la empresa propietaria del periódico que había quedado sin licencia para poder ser difundido, para vender el solar y hacer caja. Buena parte de aquella pasta está hoy todavía en la Fundación Rafael Calvo Serer...

Pero como de la voladura del edificio del Diario Madrid hay imágenes, y suelen ser puestas en los documentales mientras se habla del cierre del periódico, se funden y confunden ambas cosas.

 

Es de esperar que las imágenes del "Regional Minister", el de la montera picona, el de la sonrisa feliz ante el Phaeton que no es suyo, las imágenes de los momentos en los que tuvo que refugiarse de la indignación popular, protegido por sus despistados adláteres, también estómagos bien agradecidos, y los pacientes funcionarios policiales, no se asocien al silenciamiento alevoso de TELEASTURIAS protagonizado por sus socios de la nueva "junta democrática"...

Pues adviértase que la IU de Valledor y el PSOE de Areces se parecen hoy mucho a una versión actualizada de aquella Junta Democrática... el uno, como Calvo Serer, salido de entre las faldas y las sotanas eclesiásticas; el otro, como Santiago Carrillo, de entre las entrañas de aquel "eurocomunismo" socialdemócrata que acabó haciendo "entrismo" en el PSOE... ¡Qué risa!

 

Nota: el gobierno del Principado acaba de cortar la señal a TELEASTURIAS, que le había quitado el nombre de Asturias a la tele oficial del Principado, llamada Teletini. Valledor es el consejero de justicia del Principado. En la fiesta del 12 de octubre en Nueva York, Valledor se vistió de asturiano (de ahí el sombrero o montera picona de este traje) y se fotografió ante una serré con caballo para turistas (faetón). Distribuía tarjetas en que se autodenominaba “regional minister”. Está por Izquierda Unida en el gobierno del Principado. Fue profesor en las Ursulinas y criado en la JEC, de donde las sotanas.

 

LA NUEVA ESPAÑA - 04/03/2007
A propósito de la "voladura" del Diario Madrid y Teleasturias
Pelayu XXI